JOSEFINA RAMELA
Back to Top

UN CAMINO HACIA LA PAZ

UN CAMINO HACIA LA PAZ

El 8 de junio de 1972, durante la guerra de Vietnam, un avión estadounidense de Vietnam del sur lanzó una bomba de napalm sobre un poblado vietnamita, un líquido inflamable que se adhiere a la piel humana, causando espantosas quemaduras. Allí se encontraba Kim Phuc, la niña de nueve años que aparece gravemente quemada y desnuda, corriendo por su vida en la famosa fotografía del fotógrafo Nick Ut.

Nick Ut tenía solamente 21 años y ya era un fotógrafo de guerra experimentado cuando llegó a ese pueblo bombardeado de Vietnam del Sur, “Miré a través del humo negro y vi a una niña, desnuda… corriendo”. Comenzó a tomar fotografías a medida que Kim Phuc y otros niños heridos corrían directamente hacia él. “Dije: ‘Oh, Dios mío, no puedo creer que ella esté tan quemada. Dejé mi cámara en la carretera y traté de ayudarla”.

Nick Ut vertió agua en sus heridas y la cubrió con un abrigo. Tomó a la niña en sus brazos, la subió a su camioneta y la llevó a un hospital, en donde en un principio se negaban a atenderla hasta que el mostró su pase de prensa y dijo que si la niña moría el expondría al hospital en todos los medios de prensa. Kim Phuc pasó más de un año en hospitales. Se sometió a un sinnúmero de dolorosos injertos de piel y otras cirugías y, finalmente, se recuperó de sus heridas físicas.

La influencia de la fotografía tomada por Nick Ut fue tal, que algunos historiadores sostienen que esta imagen contribuyó a la decisión de EE.UU. de terminar su intervención en Vietnam: el acuerdo de paz de París se firmó siete meses más tarde. La publicación de la foto fue retrasada debido a un debate en la Associated Press acerca de publicar una foto de una niña desnuda: “…un editor de la AP rechazó la foto de Kim Phuc corriendo carretera abajo y sin ropas debido a que mostraba un desnudo frontal. Las fotos de desnudos de cualquier edad y sexo, y en especial las vistas frontales habían recibido un rotundo no en la Associated Press en 1972… Horst arguyó por telex con la oficina general de Nueva York que se debía hacer una excepción, con el compromiso de que no se publicaría ningún acercamiento que dejase a la niña Kim Phuc sola. El editor de NY, Hal Buell, argumentó que el valor de la noticia de la fotografía eliminaba cualquier reserva sobre el desnudo”. La imagen permitiría al mundo no olvidar jamás el dolor y horror de la guerra.

Kim Phuc dice que al principio odiaba la foto. La avergonzaba, y luchaba con la publicidad que la rodeaba. Pero después de una larga lucha, Kim Phuc llegó a darse cuenta de que si su dolor y terror no hubiesen sido capturados en una fotografía ese día, el bombardeo –como muchos otros horrores de la guerra– podría haber quedado perdido en la historia. Empezó a pensar en lo que la fotografía podría dar, en lugar de pensar en lo que podría quitar.

Eventualmente, la fotografía llegó a ser mucho más que la representación de un momento en el tiempo para Kim Phuc; se convirtió en lo que ella llama: un camino hacia la paz. Hoy en día Kim Phuc trabaja para la ONU y viaja por el mundo para contar su historia. Además, inauguró la Kim Foundation International, una organización que presta ayuda a los niños víctimas de los conflictos armados. Asimismo, participa en la construcción de hospitales y escuelas para menores castigados por la violencia.

“Esta es la razón por la que estoy verdaderamente agradecida porque haya tomado esa foto, y que yo pueda trabajar con esa imagen por la paz”. Kim PHUC.

“Quiero que cuando la gente vea esa foto entienda que no quiero más guerras en el mundo. Hay que acabar con las guerras. No debe haber más fotos de quemaduras de napalm. No sólo hablo de la guerra de Vietnam. No debe haber ninguna guerra. En Irak muere gente cada día”. Nick UT.

Les comparto el dato del libro de DENISE CHONG, “THE GIRL IN THE PICTURE”, el cual me resultó muy interesante y que retrata no solamente la vida de KIM PHUC y las repercusiones de la famosa fotografía, sino que ilustra también históricamente lo que fue la Guerra de Vietnam:

También comparto esta entrevista con KIM PHUC y el fotógrafo NICK UT que me parece muy emociónate: